domingo, 15 de febrero de 2015

III ALÈDUA TRAIL (Llombai) - Llegó la hora del cambio

Inscripción: 


Modalidad 1 25K:
  • Opción 1: K25 con camiseta: 12€ (26-11-2014 hasta 28-01-2015)
  • Opción 2: K25 sin camiseta: 10€ (26-11-2014 hasta 05-02-2015)
Modalidad 2 10K:
  • Opción 1: K10 con camiseta: 10€ (26-11-2014 hasta 10-01-2015)
  • Opción 2: K10 sin camiseta: 8€ (26-11-2014 hasta 05-02-2015)

Web organizadora: Cronorunner / Club Esportiu de Muntanya "La Porte Fresca"

Bolsa del corredor: Naranja, Gelatinas, Caldo Aneto + Bolsa, Avituallamientos: golosinas, bebida isotónica, agua, bocadillo, Folletos (Carreras y Productos - Servicios Deportivos)

Dorsal: 846

Localidad: Llombai

Web del pueblo: Llombai

Fecha de Carrera: 08-02-2015

Distancia: 10K

Tiempo: 1h 05' 22"

Ritmo: 6'34"/km 

Posición General: 108º - 282

Posición Categoría: 98º - 204 (De todas las edades: Absoluta)

Club: Independiente 

Hora de inicio: 09:15 horas

Nº llegados a meta: 282 atletas



Bueno, ya van dos Trails (sin contar la Sotxtrem): el que sin duda disfruté mas que en ninguna otra competición: Trail Nocturno de Chulilla, y el de este pasado domingo: Trail de Llombai. Sin duda, es otro mundo el del Trail Running, en mi opinión, son mas encantadores, y pese a la distancia que sea, se te hace mas llevadero. Eso si, tanto las competiciones en ruta como en montaña, me transmiten prácticamente los mismos valores que se recogen de este grandioso deporte.


En un principio, el III Alèdua Trail se propuso para una semana antes, no obstante, se decidió hacerlo para el 8 de febrero debido a la fijación de la alerta temporal Nivel 3. La organización nos ha explicado con una nota que se encontraba en la bolsa del corredor la causa mas detallada de la suspensión del III Alèdua Trail del día 1 de febrero; buen gesto por parte de esta informarnos mas explícitamente.

Cuando fui a apuntarme al Trail una semana antes de que se acabara el plazo (creyendo que no había ninguna suspensión de la prueba), resultó que ya se habían agotado las inscripciones, una pena (pensé), ya que este Trail me llamaba la atención. Los días siguientes, me puse a informarme de alguna carrera por montaña para ese fin de semana, me apetecía mucho correr en mi "habitat", y volviendo a buscar en la página de Cronorunner veo que están abiertas de nuevo las inscripciones al Trail de Llombai, por lo que no dudé en apuntarme. 

Bueno, pues una vez allí en Llombai, me encontré a gente del club organizador que conocía por otras circunstancias, los saludé y fui a prepararme. Me puse la misma ropa de Trail que llevaba en el de Chulilla, mis pantalones cortos de montaña, las medias compresoras, camiseta de tirantes y una larga, mi cinta única, la cámara y ¡acción!

Estábamos a punto de salir, cuando un buen hombre empezó a interesarse por mi cámara. Tras charlar un rato, se dio el pistoletazo de salida y arrancamos junto al cronómetro oficial (ya en marcha por la carrera de 25K), los 10 kilómetros por montaña a -2 grados (en un principio) que nos esperaban.

Recuerdo que el primer kilómetro aún trazaba parte del pueblo, aunque poco a poco nos vimos en sendas de las afueras de este, ya a lo que se viene a referir el recorrido de un Trail.

En estos caminos era difícil adelantar, puesto que eran muy estrechos y no convenía arriesgar; no solo por nuestro propio bien, sino por el de los demás. Mejor aguardar un momento y en cuanto veamos un hueco, si se cree que aún puede haber peligro, pedir permiso y pasar.
Tal vez para la próxima me debería poner un poco mas adelante en el arco de salida. Desde que dejé de entrenar me ponía mas atrás de lo normal en el pelotón de salida.

Una vez abierto más el paso, pude colocarme a mi ritmo y seguir con mi carrera cómodamente.
Se hizo un poco pesado los primeros kilómetros, pero en cuanto empezamos a correr en plena montaña se me hizo más ligero.


Tras muchas subidas y pocas bajadas, llegamos al avituallamiento. No me importaba parar, mas vale parar y beber un poco y coger alguna golosina que otra, que seguir corriendo sin pausa ninguna.
Obviamente no era el único parado mientras bebía bebida isotónica o agua, pero algunos pasaban de largo sin tomar nada. Desde luego que tomar algo de víveres me ayudo para seguir, mas vale perder 20-30 segundos y reponer energía y glucosa que seguir de vacío.

Después de pasar por el avituallamiento del kilómetro 5, nos encontramos con una sucesión de bajadas un tanto "peligrosas" para nuestros tobillos, mucha roca resbaladiza, huecos en tierra, etc... vamos lo que viene a ser el trazado de un Trail.

Todos los atletas disfrutamos de este deporte de diferentes maneras, en mi caso, una de las cosas que mas atractivo hace un Trail, son las bajadas "peligrosas", ir a lo cabra por la montaña, bajar disparado por sus sendas, notando el roce del aire en la piel, disfrutando del paisaje (un regalo sin duda para la vista, vayas a donde vayas) y del olor de la naturaleza en sí, rozando al ritmo de bajada cada una de las ramas de los árboles que se encuentran alrededor... Un sentimiento único y fascinante.

Aproximadamente en el kilómetro 8 nos situábamos cerca del pueblo, aún así las cuestas no nos las quitan nadie. Se oían comentarios de corredores que ya habían realizado este Trail antaño, sobre la finalización de las duras cuestas.

Yo tampoco quería que se acabaran, y por suerte, al rato vino no una cuesta, sino una pequeña pared que prácticamente había que subir trepando. Una vez arriba, todos los que íbamos juntos paramos a andar unos 10 segundos para facilitar la recuperación pulmonar. Seguidamente salimos a correr de inmediato tras pasar una curva aunque algunos se quedaron aún a andar.

Estábamos saliendo ya de las sendas cuando nos encontramos con otro avituallamiento, pero esta vez solo líquido, paré rápidamente a beber un vaso, y seguí sin parar ya.
Comencé a apretar mi ritmo, me encontré prácticamente solo al adelantar a algunos que quedaban por la zona. Sería el kilómetro 9 ya cuando nos adentrábamos al pueblo. A unos 20 metros me encontré a una chica que me parece que al final ganó trofeo, la alcancé le dí ánimos para acabar con fuerza y seguí mi camino hacia delante.

No quedaba nada, fue cruzar dos calles y ya visualizaba la meta, la gente aplaudía en señal a mi esfuerzo, y dejándome llevar por el calor y entusiasmo del público crucé la meta con fuerza.
Esta vez no hice mi señal al cruzar por el arco, sabía que algo iba mal y no me equivocaba...


No acabé contento. A pesar de encontrarme bien, debido a mi cómodo ritmo, acabé mal por la marca. Está claro que no importaba hacer una "marcaza", pero no me esperaba este tiempo tampoco. Se ha notado claramente la falta de entrenamiento. Antes de apuntarme a este Trail ya me lo decían, decían que sin entrenar no puedo pegarme estas carreras. 
Siento todo el respeto a estas competiciones de eso no cabe la menor duda, porque seguro que muchos pensarán que alomejor no lo tengo por proponerme retos como los que me propongo a hacer.

Por suerte (o por desgracia jaja) hasta que no estoy ahí, porque soy un motivado y vivo al límite, no me doy cuenta en el berenjenal en el que me he metido:
Prefiero no conseguirlo a no haberlo intentado.

Sabía que no podía ir mas lejos, mis días de disgusto por no entrenar se tenían que acabar, tenía que reaccionar y buscar remedio. Comprendía que todo lo sucedido y la falta de entrenamiento era solamente culpa mía: tal vez fuera por la falta de ganas, falta de motivación, el no entrenar en compañía, sin ningún club tampoco, el curso presente, el no poder disfrutar de la pista, y mis ansias por volver a ella...

Lo que tenía claro era que, fuera como fuera, debía restablecer esa ilusión y esas ganas de comerme el mundo que poseía el año pasado.
La pista no la podré tocar ya como atleta hasta nueva temporada, pero eso no quita que me pueda ir preparando para entrar con fuerzas y con ganas a la categoría promesa en Septiembre.

Volví a casa con un solo objetivo: Comenzar de nuevo y no dejar de luchar por mi sueño


 A seguir sumando AVENTURAS!


Para aprender a levantarse, primero hay que caer... ¡Corre no pares!



jueves, 5 de febrero de 2015

VIII Carrera Popular Parque Natural del Turia - Pedralba












Inscripción: 

  • 6€ en la tienda 42ypico Valencia (Av general Aviles)
  • 6'30€ on-line 

Web organizadora: Píndaro Esports

Bolsa del corredor: Camiseta Técnica 42K running, Revista Runner's World (Repetida, por lo que decido regalársela a una amiga de mi hermana que nos había acompañado ese día y a la que estoy iniciando en el mundo del Running), Revista circuito DPV Gel-tubo Jalea Real, Bloc de notas (Imán), Crema hidratante Babaria, Cocktel mandarina-granada, Folletos (Carreras y Productos - Servicios Deportivos)

Dorsal: 769

Localidad: Pedralba

Web del pueblo: Pedralba

Distancia: 10K

Tiempo: 51'05"

Ritmo5'10"/km 

Posición General261º - 674

Posición Categoría: 16º - 28 (Del 1992-1996)

Club: Independiente 

Hora de inicio: 11:00 horas

Nº llegados a meta: 674 atletas





El pasado 1 de Febrero se celebró la última prueba puntuable del VIII Circuito Cajamar de Carreras Populares del Camp del Turia y la Serranía: VIII Carrera Parque Natural del Turia, en la localidad de Pedralba, con 674 atletas enfrentándose a los 10 duros kilómetros, con un vaivén de cuestas durante todo el recorrido.

Estas últimas semanas han sido un poco agobiantes, mi cabeza ha sido un saco de dudas sin fondo, no sabía si en todo este tiempo que llevo desentrenado habría perdido mucho la forma, lo que me llevó a parar a esta carrera en un principio.. Quería disputar en esta competición para afirmar mis dudas, comprobar mi estado de forma, si saber si había perdido mucho, poco o nada mi ritmo de carrera.


Pensaba que al medirme en un 10K sabría con exactitud lo que me estaba cuestionando todo este tiempo, pero resultó ser un carrera con demasiadas cuestas, algo dura, por lo que mi ritmo de carrera se vería aumentado. 

Aún así pude comprobar, aunque no con total certeza, que a día de hoy no había perdido mi ritmo de carrera. A pesar de tener un peor tiempo (normal con una carrera de estos aspectos), me dí cuenta de que mi ritmo de carrera no se veía influenciado por la falta de entrenos en el cuerpo. Y me baso en hechos de carrera para poder afirmar esto.


Atletas que conocía de otras carreras con ritmos parecidos a los míos, e incluso ligeramente mas rápidos, comenzaron la carrera con el pelotón en el que me encontraba yo; pensé que después de todo este tiempo "sabático" tirarían mas de lo que pudiera seguir yo entonces, pero aún así empezamos juntos la carrera al pistoletazo de salida.

Así pues, al sonido de la "pistola" arrancamos en camino del primer kilómetro.
Distinguí a un atleta del Club Atletismo Pobla de Vallbona, un chico que siempre veo en muchas carreras, alguien que parecía ser de mi edad. Lo reconocí de inmediato porque suele llevar un ritmo parecido al mío. Me junté a él, de este modo comprobaría de manera fácil lo que me había estado cuestionando todo este tiempo.

Me fijé en una cinta (en realidad era una braga; la recordaba porque la daban en una carrera) que llevaba a la frente, se había copiado de mi estilo jaja. 
Entre detalle y detalle que contemplaba sobre lo que me rodeaba, no fui consciente del primer kilómetro que habíamos pasado, me encontraba bien por el momento. Pasamos una vez por meta y nos fuimos alejando poco a poco del pueblo. El camino nos llevaba a una preciosa arboleda, por el que transcurría el principio y el final de la carrera.

Hasta el momento el ritmo era pasable y cómodo, hasta que empezaron las cuestas: unas cortas pero de lo mas empinado posible, otras con rectas eternas elevadas a un cierto punto que picaban a las piernas y otras largas y con buen desnivel.

Pasados los primeros kilómetros veo como el chico de la Pobla de Vallbona apretaba, entonces pensé que alomejor lo que había estado haciendo era aguantar los 2-3 kilómetros primeros a buen ritmo para luego apretar. Lo dejé ir y me centré en mi carrera, aunque por el momento pensara que podría ser que hubiera empeorado el ritmo de carrera.
Cuantas mas cuestas habían mas disfrutaba, porque así es como me gustan a mi las carreras, por el monte.

Llegábamos al puesto de avituallamiento, cojo la botella que me ofrece una amable chica de la organización y me hidrato; la suma de cuestas del recorrido hizo que tuviera ya calor por lo que decido guardarme la botella para mas tarde. 
De vez en cuando me arremangaba la camiseta, y digo de vez en cuando porque, en muchas ocasiones cuando el viento iba en mi contra me la volvía a arremangar.


Iría por el kilómetro 6 cuando me encuentro de nuevo al chico de la Pobla de Vallbona, por lo que me pareció a mi, se notaba que estaba aguantando mal, tal vez fuera por las múltiples cuestas que no se esperaría. El haber apretado un poco al principio de carrera no le había ayudado en ese momento. En plena cuesta le adelanto, y recobro la ilusión de pensar que al fin y al cabo no habría perdido la forma después de tanto tiempo.


Las cuestas siempre han sido ventajosas para mi, donde mejor rendimiento tenía, inconscientemente siempre adelanto a gente en las cuestas sin subir el ritmo, de ahí a que ahora me deje llevar por los trails...

A partir del kilómetro 7 era mas bien la vuelta al pueblo, quedaban 3 kilómetros, iba aguantando muy bien a pesar de tanta cuesta, iba cómodo y de vez en cuando miraba alrededor por si venía el chico de la Pobla de Vallbona. 

El kilómetro 8 recogía parte del pueblo, pero poco después de pasar por el cartel km8 nos alejamos de nuevo. Como he dicho antes, la arboleda acogía el principio y el final de la carrera.

Me encontraba ya a poco menos de 2 kilómetros de la meta, me puse a pensar en todo lo que me rondaba la mente en ese momento, y en cuanto menos me lo esperaba ya estaba dando mi sprint final y entrando a meta triunfante.




Me dirijo a recoger la bolsa del corredor, pero antes de eso, mi minutito sentado en la silla del puesto de recogida de chips no me lo quita nadie.

Camino al puesto de coca cola, observo el mogollón de gente que se encontraba en esa pequeña zona donde servían también trozos de bizcochos caseros.

Cuando fui a coger el vaso de coca cola una runner se quería adelantar y cogerme el vaso, se lo cedí como buen caballero que soy (palabras del trabajador de coca cola jaja). Una vez obtenido el mío, me siento a descansar mientras disfruto del buen ambiente deportivo.




Contento (dentro de lo que hay) de haber corrido esta carrera. Circuito algo rompepiernas con el que he disfrutado, recorrido como los que me gustan, dura, con mucha cuesta, monte y buena compañía.

Objetivo del día confirmado: Mantengo mi ritmo de carrera

Pero.. el haber confirmado mi estado de forma no quita las tremendas ganas de volver a entrenar bien, de disfrutar al máximo del atletismo, de exprimir todo lo posible mi potencial, y sobretodo.. de mejorar como atleta, lo que contribuye a mejorar como persona.



Cree en que puedes y ya estarás a mitad de camino...



A seguir sumando AVENTURAS!



...¡Corre no pares!