jueves, 5 de febrero de 2015

VIII Carrera Popular Parque Natural del Turia - Pedralba












Inscripción: 

  • 6€ en la tienda 42ypico Valencia (Av general Aviles)
  • 6'30€ on-line 

Web organizadora: Píndaro Esports

Bolsa del corredor: Camiseta Técnica 42K running, Revista Runner's World (Repetida, por lo que decido regalársela a una amiga de mi hermana que nos había acompañado ese día y a la que estoy iniciando en el mundo del Running), Revista circuito DPV Gel-tubo Jalea Real, Bloc de notas (Imán), Crema hidratante Babaria, Cocktel mandarina-granada, Folletos (Carreras y Productos - Servicios Deportivos)

Dorsal: 769

Localidad: Pedralba

Web del pueblo: Pedralba

Distancia: 10K

Tiempo: 51'05"

Ritmo5'10"/km 

Posición General261º - 674

Posición Categoría: 16º - 28 (Del 1992-1996)

Club: Independiente 

Hora de inicio: 11:00 horas

Nº llegados a meta: 674 atletas





El pasado 1 de Febrero se celebró la última prueba puntuable del VIII Circuito Cajamar de Carreras Populares del Camp del Turia y la Serranía: VIII Carrera Parque Natural del Turia, en la localidad de Pedralba, con 674 atletas enfrentándose a los 10 duros kilómetros, con un vaivén de cuestas durante todo el recorrido.

Estas últimas semanas han sido un poco agobiantes, mi cabeza ha sido un saco de dudas sin fondo, no sabía si en todo este tiempo que llevo desentrenado habría perdido mucho la forma, lo que me llevó a parar a esta carrera en un principio.. Quería disputar en esta competición para afirmar mis dudas, comprobar mi estado de forma, si saber si había perdido mucho, poco o nada mi ritmo de carrera.


Pensaba que al medirme en un 10K sabría con exactitud lo que me estaba cuestionando todo este tiempo, pero resultó ser un carrera con demasiadas cuestas, algo dura, por lo que mi ritmo de carrera se vería aumentado. 

Aún así pude comprobar, aunque no con total certeza, que a día de hoy no había perdido mi ritmo de carrera. A pesar de tener un peor tiempo (normal con una carrera de estos aspectos), me dí cuenta de que mi ritmo de carrera no se veía influenciado por la falta de entrenos en el cuerpo. Y me baso en hechos de carrera para poder afirmar esto.


Atletas que conocía de otras carreras con ritmos parecidos a los míos, e incluso ligeramente mas rápidos, comenzaron la carrera con el pelotón en el que me encontraba yo; pensé que después de todo este tiempo "sabático" tirarían mas de lo que pudiera seguir yo entonces, pero aún así empezamos juntos la carrera al pistoletazo de salida.

Así pues, al sonido de la "pistola" arrancamos en camino del primer kilómetro.
Distinguí a un atleta del Club Atletismo Pobla de Vallbona, un chico que siempre veo en muchas carreras, alguien que parecía ser de mi edad. Lo reconocí de inmediato porque suele llevar un ritmo parecido al mío. Me junté a él, de este modo comprobaría de manera fácil lo que me había estado cuestionando todo este tiempo.

Me fijé en una cinta (en realidad era una braga; la recordaba porque la daban en una carrera) que llevaba a la frente, se había copiado de mi estilo jaja. 
Entre detalle y detalle que contemplaba sobre lo que me rodeaba, no fui consciente del primer kilómetro que habíamos pasado, me encontraba bien por el momento. Pasamos una vez por meta y nos fuimos alejando poco a poco del pueblo. El camino nos llevaba a una preciosa arboleda, por el que transcurría el principio y el final de la carrera.

Hasta el momento el ritmo era pasable y cómodo, hasta que empezaron las cuestas: unas cortas pero de lo mas empinado posible, otras con rectas eternas elevadas a un cierto punto que picaban a las piernas y otras largas y con buen desnivel.

Pasados los primeros kilómetros veo como el chico de la Pobla de Vallbona apretaba, entonces pensé que alomejor lo que había estado haciendo era aguantar los 2-3 kilómetros primeros a buen ritmo para luego apretar. Lo dejé ir y me centré en mi carrera, aunque por el momento pensara que podría ser que hubiera empeorado el ritmo de carrera.
Cuantas mas cuestas habían mas disfrutaba, porque así es como me gustan a mi las carreras, por el monte.

Llegábamos al puesto de avituallamiento, cojo la botella que me ofrece una amable chica de la organización y me hidrato; la suma de cuestas del recorrido hizo que tuviera ya calor por lo que decido guardarme la botella para mas tarde. 
De vez en cuando me arremangaba la camiseta, y digo de vez en cuando porque, en muchas ocasiones cuando el viento iba en mi contra me la volvía a arremangar.


Iría por el kilómetro 6 cuando me encuentro de nuevo al chico de la Pobla de Vallbona, por lo que me pareció a mi, se notaba que estaba aguantando mal, tal vez fuera por las múltiples cuestas que no se esperaría. El haber apretado un poco al principio de carrera no le había ayudado en ese momento. En plena cuesta le adelanto, y recobro la ilusión de pensar que al fin y al cabo no habría perdido la forma después de tanto tiempo.


Las cuestas siempre han sido ventajosas para mi, donde mejor rendimiento tenía, inconscientemente siempre adelanto a gente en las cuestas sin subir el ritmo, de ahí a que ahora me deje llevar por los trails...

A partir del kilómetro 7 era mas bien la vuelta al pueblo, quedaban 3 kilómetros, iba aguantando muy bien a pesar de tanta cuesta, iba cómodo y de vez en cuando miraba alrededor por si venía el chico de la Pobla de Vallbona. 

El kilómetro 8 recogía parte del pueblo, pero poco después de pasar por el cartel km8 nos alejamos de nuevo. Como he dicho antes, la arboleda acogía el principio y el final de la carrera.

Me encontraba ya a poco menos de 2 kilómetros de la meta, me puse a pensar en todo lo que me rondaba la mente en ese momento, y en cuanto menos me lo esperaba ya estaba dando mi sprint final y entrando a meta triunfante.




Me dirijo a recoger la bolsa del corredor, pero antes de eso, mi minutito sentado en la silla del puesto de recogida de chips no me lo quita nadie.

Camino al puesto de coca cola, observo el mogollón de gente que se encontraba en esa pequeña zona donde servían también trozos de bizcochos caseros.

Cuando fui a coger el vaso de coca cola una runner se quería adelantar y cogerme el vaso, se lo cedí como buen caballero que soy (palabras del trabajador de coca cola jaja). Una vez obtenido el mío, me siento a descansar mientras disfruto del buen ambiente deportivo.




Contento (dentro de lo que hay) de haber corrido esta carrera. Circuito algo rompepiernas con el que he disfrutado, recorrido como los que me gustan, dura, con mucha cuesta, monte y buena compañía.

Objetivo del día confirmado: Mantengo mi ritmo de carrera

Pero.. el haber confirmado mi estado de forma no quita las tremendas ganas de volver a entrenar bien, de disfrutar al máximo del atletismo, de exprimir todo lo posible mi potencial, y sobretodo.. de mejorar como atleta, lo que contribuye a mejorar como persona.



Cree en que puedes y ya estarás a mitad de camino...



A seguir sumando AVENTURAS!



...¡Corre no pares!

No hay comentarios:

Publicar un comentario