miércoles, 17 de junio de 2015

15K Nocturno Valencia 2015: ¡Pisando fuerte las calles valencianas!

Recorrer esa 15K Nocturna Valencia fue algo improvisado, inesperado, impensado, algo imprevisto. Justo la semana de ese 13 de Junio me comentaron si me gustaría correr en los 15K nocturnos; uno de mis criterios por los cuales no me apunté fue porque me parecía un poco cara (como otras que se celebran en Valencia), y para gastarme el dinero en esta carrera ya tenía pensado gastarlo en otras. Aún así fue una carrera que ya apetecía correr, sobretodo cuando vas por Valencia y ves a gente corriendo, o vas a las pistas de atletismo o simplemente vas paseando por el pueblo y ves siempre a gente con las camiseta conmemorativa de la edición pasada, pensé: "Esta carrera parece estar bien, tendré que correrla alguna vez, es bastante popular..."
Y así hice, la corrí sustituyendo a un chico llamado Andrés. El dorsal era rojo por lo que pertenecía al primer cajón de salida (sub60') de los 5 que habían, una gran ventaja para salir cómodo sin presiones ni codazos (intencionados y no intencionados) de la gente y teniendo en cuenta que fuimos 10.200 los que cruzamos por meta ese día. Creo recordar que salí en quinta fila, con la "élite". 
Después de acercarnos por la zona de carrera el grupo del C.D Never Stop Running y yo, nos hicimos una foto de equipo, y poco después comenzamos a calentar.
Se notaba que iba a salir una noche fresca y eso que estábamos en pleno Junio, pues ese mismo día, un par de horas antes surgió de la nada un cambio climatológico tremendo, comenzó a llover sin mesura, mucho viento y además, después de tanto tiempo, empezó a ¡GRANIZAR!. Nadie lo hubiera dicho el día anterior cuando recogimos en la feria del corredor la bolsa.

En un principio quería que ese clima no cambiara a la hora de correr, ya que me gusta correr con esas condiciones, extrañas e inesperadas, pero mereció la pena la verdad, se quedó una noche freca, perfecta para disfrutar de la competición.


Salíamos desde Marina Real Juan Carlos I, pasando los primeros kilómetros por rectas muy largas de la capital del Turia, suerte que siempre te encuentras rodeado de gente y se te hace mas ameno.

Mi estrategia principal de carrera era dividirme la carrera en tres de 5 kilómetros, la mente tiene mucho papel en estas carreras de larga distancia.
Hacía mucho que no hacía una carrera larga por lo que quise coger un ritmo cómodo y suave y acabar como se pudiera.

Los primeros 4 kilómetros, a pesar de las rectas infinitas, se hizo agradable, aún se oía a gente conversar, aunque poco les duraría la charla.
Llevaba un ritmo suave, veía como se iba de mi campo de visión un compañero del Corriols Sueca, Joan, y yo seguía mi carrera sin dejarme llevar por ritmos de nadie.
A partir del kilómetro 5 se comenzó a callejear por las principales vías de Valencia, es cuando mas gente podía observar animándonos, niños queriendo que les choquemos las manos, gritos de ánimo... algo que sirvió de gran ayuda, de gran motivación. Sería eso seguramente por lo que a pesar de los pocos kilómetros acumulados en el cuerpo durante semanas atrás, iba lanzado sin esa sensación que estaba presente en muchas de mis carreras, me encontraba fuerte y decidí apretarle un poquito nada mas. Pasamos por el ayuntamiento y la plaza de toros, todo marcha bien, no me se el ritmo pero ya estoy acostumbrado, mi reloj no tiene gps ni nada de eso, voy siempre por sensaciones.
Nos encontramos ya camino hacia la calle Colón, el meridiano de la carrera, si iba bien hasta entonces seguiría bien hasta el final. Llegando al kilómetro 9 podemos observar todos los corredores el punto de animación que había, algo que hizo que nuestra lucha física pero sobretodo mental fuera mas allá.

Franqueábamos la 2ª 5K de las tres que eran, solo quedaba un 5 mas, así que era la hora de reponer fuerzas, beber del puesto de avituallamiento y seguir ya hasta el final.
Me encontraba ya en los 3 últimos kilómetros de carrera cuando comencé a notar que las piernas ya notaban ese esfuerzo de ritmo, pues decidí subir ese ritmo cómodo al que iba y darlo todo para lo poco que quedaba, arriesgando a no pinchar a última hora, cosa que pensaba que podría haberme pasado por esa notable diferencia de ritmo de carrera.
Iba pasando a gente sin parar, contemplando esas caras de sufrimiento de algunos, esas caras que reflejaban un desafío personal, un objetivo en mente, una ilusión por la que luchar.

Una vez pasado la Ciudad de las Artes y las Ciencias (una parte muy bonita al pasarla por la noche y corriendo), decido ver el ritmo que llevo a partir del kilómetro 13, y calculo para mis adentros el tiempo que pasa desde dicho kilómetro al 14: ¡3'55”/km! No me lo esperaba, aunque si que se notaba la fuerza interior del último tramo de carrera.

Se comenzaron a escuchar mas gritos de ánimo mientras girábamos la última curva y nos enfrentábamos a la última recta, la recta final, la del sprint, la que entraba por ese arco de meta que se estaba esperando desde hace un rato, la que indicaba el stop de mi crono en 1h07'.

Mejor marca personal en un 15K (homologado). Ya estaba hecho y comprobado todo. Uno de mis objetivos en esta carrera era comprobar mi aguante después de tanto tiempo sin competir en una distancia así, pues dentro de poco se celebraría mi última aventura del gran fondo que cerraría la temporada a lo grande, la Fuji Élite Race Chulilla 2015.
Es el objetivo “fondista” del que he hablado en varias ocasiones, es también una de las aventuras y retos que me propuse para este verano de ilusiones.

Me iba a casa habiendo pisado fuerte la capital y contento con la marca realizada, con las buenas sensaciones aún pudiendo haber apretado un poco mas.
1er 5K: Ritmo muy cómodo
2º 5K: Ritmo adecuado
3er 5K: Ritmo bastante fuerte, compensando lo que había perdido a principio de carrera.

Ahora toca seguir con el entrenamiento, con el grupo de entrenamiento del C.D Never Stop Running, grupo con el cual estoy entrenando fuerte las series este mes, y en buena compañía.
La próxima aventura es en Sant Joanet, carrera del Circuit Cajamar Ribera de Xúquer con la liebre de David.


A seguir sumando ¡AVENTURAS!


El cuerpo puede más que las excusas




¡Corre no pares!                                                                                                  ¡Vive al límite!

No hay comentarios:

Publicar un comentario