miércoles, 22 de julio de 2015

28ª Volta a peu Alzira 2015: Reactivando los motores


Inscripción: 2€ en beneficio de la Cruz Roja de Alzira

  • En toprun.es
  • En Centro Comercial Ribera del Xúquer (Carcaixent), entrando en sorteo de diversos obsequios

Web organizadora: Top Run

Bolsa del corredor: Camiseta técnica, avituallamiento líquido y solido

Dorsal: 1162

Localidad: Alzira

Web del pueblo: Alzira

Fecha de carrera: 11-07-2015

Distancia: 8K

Tiempo: 37'43"

Ritmo: 4'43"

Posición General: 260º - 1417

Posición Categoría: 142º - 558 (Sénior-Absoluta M)

Club: C.D Never Stop Running 

Hora de inicio: 19:30 horas

Nº llegados a meta: 1417 atletas



Después de una semana de haber cumplido mi objetivo, tocaba pasarse por la Ribera a reactivar los motores, eso si a tomárselo con calma (aunque sea tentador no tomárselo con calma).

Fue una buena carrera, tanto en organización como en recorrido, una carrera muy barata (algo raro) con fines benéficos para Cruz Roja de Alzira y además buenos servicios para el atleta, en la que contábamos con masajistas, camiseta técnica, duchas disponibles, abundante avituallamiento líquido y sólido (rosquilletas, sandia...) y ¡zumito del Mcdonals! Está ríquísimo y entra muy bien después de una carrera, no pude evitarlo y según me acababa uno a pequeños sorbos iba a por otro, el chico que servía ya me había reconocido e incluso me invitó a que cogiera mas jaja.

Al llegar a Alzira reconozco la zona de carrera, ya había estado antes, lo reconocía por la larga cuesta que subía hacia los alrededores del municipio. Yo nunca diría que no a las cuestas en una carrera, así que si formaba parte del recorrido yo al menos no me iba a desilusionar, y en efecto, comprendía parte de la carrera. 
Se respiraba buen ambiente, las caras conocidas no cesaban, me encontré a bastante gente conocida de las carreras e incluso de la pista.
Hacía bastante calor pero es algo con lo que ya tengo que contar en prácticamente todas mis competiciones.

Al tener ya el chip y el dorsal me voy preparando y me coloco de nuevo la cinta en el brazo, aunque no llevara esta vez cámara algo me decía que si el destino ha querido que me pusiera la cinta en el brazo a partir del Trail de Chulilla me lo tendría que poner ahí.

Me pongo a calentar por las calles de Alzira, llego al parque que se encontraba al lado del arco de salida y hago unos ligeros estiramientos y definitivamente me coloco ya en línea de salida.
Tras una larga espera (mira que no me gustan nada las esperas en los cajones de salida), pistoletazo de salida y a controlar el ritmo, como he dicho, quería un ritmo suave.
Comienzo los primeros kilómetros con un chico que parecía ser de mi edad del Club de Atletismo Playas de Castellón, un club de gran prestigio y el mas conocido a nivel nacional.
Lo dejo ir a mediados del kilómetro dos.
Sería el kilómetro 2 cuando había que empezar a subir la primera cuesta de la carrera, reconocía algunas caras, mientras veía otras ya de agobio por la cuesta.

Los primeros 4 kilómetros iba a gusto y sin agobios, pero a partir del kilómetro 5 ya noto esa carga de piernas pendiente del Trail de Chulilla. Esa semana realmente solo había salido a rodar 2 o 3 días me parece, el primer día con buenas sensaciones durante el rodaje suave de casi 40' que hice en Silla, en compañía de Cristina Sanz, del C.A Silla y Magda Piera (2ª Veterana-A en el Trail de Chulilla). De paso que rodaba cogí mi trofeo de Chulilla, mi mas preciado trofeo.

En el kilómetro 5 noto como la cinta se va aflojando por lo que estuve algo incómodo en la carrera teniéndomela que atar. Pese a ello, sigo intentando que no decayera el ritmo que llevaba, un ritmo que tuve que coger con cabeza ya que tampoco quería machacarme muchos las piernas ese fin de semana.
A mediados del kilómetro 6 bajamos la cuesta esperada,  conocida por mi debut en la XVI Mitjà Marató Ciutat d'Alzira, mi primera y única media, realizada en mi comienzo de carreras populares, en mi primer año de entrenamiento de fondo, y una semana antes del Cross Internacional de Atapuerca (Burgos) en el que competía con la camiseta negra y blanca del C.A Silla.

Poco después tiro la botella que he estado llevando encima por primera vez desde el arco de salida. Era de támesis, pero si no recuerdo mal, a penas llegué a beber.
Definitivamente no vuelvo a llevarme botella ni de támesis ni de agua ni nada, mucha incomodidad llevar en la mano durante toda la carrera la botellita, así que espero a tirarla a un contenedor cercano que se encontraba en la entrada anterior del pueblo mientras oía un comentario de una mujer hablando con otra en la que comentaba que porque había gente que lleva botella si ya hay en la carrera en los avituallamientos (Ahora se que ya no volveré a llevar una encima, era por vivir la experiencia y comprobar si me era mas cómoda para hidratarme)

Ya llegaba cansado a mi enfrentamiento con el último kilómetro de carrera, ayudaba un poco a aguantar firmes la pequeña brisa que de vez en cuando aparecía.
Una vez dentro del pueblo, me vuelvo a encontrar al chico del Playas, ¿o era bastante antes? no me acuerdo muy bien. Me parece que fue al entrar al pueblo de nuevo a falta de un kilómetro de entrar a meta cuando lo adelanté, me encontraba bien que es lo que en ese día importaba a pesar de la notable presencia de las piernas ya cansadas.



Pasé por el arco del triunfo con el empujón de mi sprint final que no era muy malo que digamos, parando el crono en 37'43" y con buena liberación de piernas.


Al acabar fui por primera vez a ducharme en las instalaciones que ofrecen en las carreras. La verdad es que te notas mucho mas relajado y fresco en la vuelta a casa y mas en verano.




Ahora toca descansar un poco y seguir entrenando, cuyo objetivo de Julio era y sigue siendo ganar fuerza en el cuerpo y seguir cogiendo un poco de fondo, uno de los objetivos que ya tengo programados para este verano de pretemporada para la pista. 




Suma aventuras y...¡Vive al límite!





No hay comentarios:

Publicar un comentario