lunes, 20 de julio de 2015

V Fuji Élite Race Chulilla 2015: Un sueño por el que luchar, un sueño que conseguir

V Fuji Élite Race Chulilla 2015 - Asics Trail Series - 


Inscripción: (En www.carreraspopulares.com y en tiendas Evasion Valencia y en JV Sport Moixent.

Web organizadora: Coratge Missions

Bolsa del corredor: Camiseta técnica (parecida a la de la nocturna), revista sportlife, avituallamiento líquido (támesisla novedad)

Dorsal: 1042

Localidad: Chulilla

Web del pueblo: Chulilla

Fecha de carrera: 04-07-2015

Distancia: 17'5K

Tiempo: 1h 54' 58"

Ritmo: 6'34"

Posición General332º-953

Posición Categoría: 2º-3

Club: Independiente 

Hora de inicio: 19:30-20:00 horas

Nº llegados a meta: 953 atletas



Llego un poco tarde para narrar mi crónica sobre esta aventura aunque eso no quita que aún pueda sentir tantas emociones por esta carrera, sin duda de las mejores que he vivido.

Como ya comenté en la entrada del Trail Nocturno Chulilla 15K "La Crema Polvorons" 2014, Chulilla es un pueblo que me une mas sentimentalmente que por cualquier cosa, un lugar perfecto para disfrutar de la unión de mis dos pasiones: la montaña y el atletismo.

Al igual que ese Trail Nocturno dio cierre al año 2014, este Trail, esta vez de día, da cierre a la temporada, una temporada muy mala en la que me ha faltado mas tiempo que otra cosa para disfrutar del atletismo, sin haber entrenado nada. 
Muchos cerrarán la temporada para descansar, y bien merecido será para aquellos que hayan entrenado duro, en mi caso, abro la temporada 2015-2016 con tiempo para meditar y reflexionar sobre este error, con muchísimas ganas de ver lo que me espera en esta próxima temporada en la que acabo el Grado Superior de Actividades Físico Deportivas de nuevo en Cheste, en el Complejo Educativo y en la que me federo y vuelvo a tocar la pista con el C.A Torrent.

Espero que esta temporada sea diferente y note de verdad el cambio y disfrute y desarrolle mi potencial esta vez al 100%, sin mas parones ni obstáculos ni excusas que me impidan seguir hacia delante, hacia ese sueño por cumplir.


No es el único sueño por cumplir, otro es, mejor dicho, ha sido disputar este gran Trail que en su día no me dejaron por no tener la edad mínima.

A pesar de los pocos entrenos acumulados, tenía que correrlo, tenía que hacerlo, y lo tenía tan seguro que me inscribí me parece a principios de abril, en el primer plazo de inscripción.

Me motivó mas aún de lo que pudiera estar, el ver que mi categoría era mas comprensible que en otras carreras de montaña, de 18 a 20 años, aunque fuera el mas pequeño igualmente, la ilusión y el deseo de verme triunfar en Chulilla hizo que se me cargaran las pilas al 10000%. 


Llegaba a Chulilla por la mañana así poder aprovechar mi estancia allí. Llegaba imaginándome corriendo ya por las montañas de Chulilla, esta vez de día; este día iba a ser el último de temporada, mi último objetivo "fondista", después ya me centraría en algo mas suave para prepararme la pista que esta temporada que viene volvía a tocar.
Al llegar, mi madre, mi primo pequeño (que quería acompañarme en esta aventura) y yo nos dirigíamos a la plaza de la Baronía, a tomarnos un granizado y refrescarnos, Después nos bajamos a dar una vuelta antes de comer por las sendas que llevaban al Charco Azul, pasando por la pasarela y haciéndonos unas fotos de recuerdo de este día. 
Antes de subir y comer no venía nada mal darse un baño en el agua del pueblo, fría de narices pero mereció la pena para bajar la temperatura del cuerpo, refrescarse y enfriar las piernas para tenerlas relajadas mas tarde.


Cuando terminamos de comer nos fuimos ya hacia la zona de carrera, estaban preparando las cosas y cogimos sitio en la piscina para hacer tiempo hasta la hora de salida, mientras tanto, bajo a por el dorsal y la camiseta y vuelvo a subir. La espera se hizo muy larga hasta la hora de salida y no pude resistirme a pegarme otro baño, pero esta vez en la piscina, donde conocí a unos hombres con los que me puse a charlar sobre la carrera. Mas tarde, al salir de la piscina, veo a gente del C.A Silla, los mas veteranos que corrían en nombre de The Kenyan Urban Way, con los que decido ponerme en linea de salida después de escuchar el discurso conmemorativo del speaker de carrera.

La salida se alarga media hora por alerta 3 (alta) de incendio, durante la espera salgo a rodar un poco mas ya que notaba las piernas tensas. Cuando vuelvo me pongo definitivamente en linea de salida, con mi cinta esta vez en el brazo y la gopro en la frente, la cinta no puede faltar en mis aventuras, y la gopro me la tenía que poner para grabar y tener como recuerdo una de las mejores y grandes aventuras vividas.


A la señal del pistoletazo de salida, nos dirigimos a un ritmo bueno hacia los típicos caminos de canto rodado del río y con dos vadeos. Se podía observar las preciosas vistas del pueblo y del castillo de Chulilla.
En el kilómetro 4 me pregunta un hombre cuanto llevábamos hasta el momento, unos 25 minutos llevaríamos, no se si fue alegría o disgusto para ese buen hombre, aunque para mi fue alegría, aún me quedaba por disfrutar 13 kilómetros mas.
Ya iba solo, unos del C.A Silla echaron hacia delante y otros hacia atrás, no quería dejarme llevar por nadie, ni por tiempos ni ritmos, solo por sensaciones. Paso por el kilómetro 5 cuando veo que dan el avituallamiento líquido antes de lo esperado, Bebo un poco y me echo otro poco por encima, hacía bastante calor. Entrábamos al pueblo de nuevo, bajando por las empinadas y reviradas calles.

Los tres kilómetros siguientes eran subida, aunque de momento consigo regular el ritmo e intentando no parar a andar, aunque al final de la subida paro a andar muy poco. Durante esta subida veo que hay un atleta que va al mismo ritmo, por lo que nos acompañamos durante la cuesta mas prolongada de carrera.
Tras un tramo bastante corredero por el barranco, se abre la senda y aparece el segundo avituallamiento, esta vez había algo mas que agua, sin ver lo que era eché un trago al Támesis, una bebida funcional con trozos de aloe vera, muy buena, y ya estaba pensando en coger en línea de meta unos cuantos jaja.

Llego un poco tarde para narrar mi crónica sobre esta aventura aunque eso no quita que aún pueda sentir tantas emociones por esta carrera, sin duda de las mejores que he vivido.

Como ya comenté en la entrada del Trail Nocturno Chulilla 15K "La Crema Polvorons" 2014, Chulilla es un pueblo que me une mas sentimentalmente que por cualquier cosa, un lugar perfecto para disfrutar de la unión de mis dos pasiones: la montaña y el atletismo.


Al igual que ese Trail Nocturno dio cierre al año 2014, este Trail, esta vez de día, da cierre a la temporada, una temporada muy mala en la que me ha faltado mas tiempo que otra cosa para disfrutar del atletismo, sin haber entrenado nada. 
Muchos cerrarán la temporada para descansar, y bien merecido será para aquellos que hayan entrenado duro, en mi caso, abro la temporada 2015-2016 con tiempo para meditar y reflexionar sobre este error, con muchísimas ganas de ver lo que me espera en esta próxima temporada en la que acabo el Grado Superior de Actividades Físico Deportivas de nuevo en Cheste, en el Complejo Educativo y en la que me federo y vuelvo a tocar la pista con el C.A Torrent.

Espero que esta temporada sea diferente y note de verdad el cambio y disfrute y desarrolle mi potencial esta vez al 100%, sin mas parones ni obstáculos ni excusas que me impidan seguir hacia delante, hacia ese sueño por cumplir.




No es el único sueño por cumplir, otro es, mejor dicho, ha sido, disputar este gran Trail que en su día no me dejaron por no tener la edad mínima.


A pesar de los pocos entrenos acumulados, tenía que correrlo, tenía que hacerlo, y lo tenía tan seguro que me inscribí me parece a principios de abril, en el primer plazo de inscripción.
Me motivó mas aún de lo que pudiera estar, el ver que mi categoría era mas comprensible que en otras carreras de montaña, de 18 a 20 años, aunque fuera el mas pequeño igualmente, la ilusión y el deseo de verme triunfar en Chulilla hizo que se me cargaran las pilas al 10000%. 



Llegaba a Chulilla por la mañana así poder aprovechar mi estancia allí. Llegaba imaginándome corriendo ya por las montañas de Chulilla, esta vez de día; este día iba a ser el último de temporada, mi último objetivo "fondista", después ya me centraría en algo mas suave para prepararme la pista que esta temporada que viene volvía a tocar.

Al llegar, mi madre, mi primo pequeño (que quería acompañarme en esta aventura) y yo nos dirigíamos a la plaza de la Baronía, a tomarnos un granizado y refrescarnos, Después nos bajamos a dar una vuelta antes de comer por las sendas que llevaban al Charco Azul, pasando por la pasarela y haciéndonos unas fotos de recuerdo de este día. 
Antes de subir y comer no venía nada mal darse un baño en el agua del pueblo, fría de narices pero mereció la pena para bajar la temperatura del cuerpo, refrescarse y enfriar las piernas para tenerlas relajadas mas tarde.


Cuando terminamos de comer nos fuimos ya hacia la zona de carrera, estaban preparando las cosas y cogimos sitio en la piscina para hacer tiempo hasta la hora de salida, mientras tanto, bajo a por el dorsal y la camiseta y vuelvo a subir. La espera se hizo muy larga hasta la hora de salida y no pude resistirme a pegarme otro baño, pero esta vez en la piscina, donde conocí a unos hombres con los que me puse a charlar sobre la carrera. Mas tarde, al salir de la piscina, veo a gente del C.A Silla, los mas veteranos que corrían en nombre de The Kenyan Urban Way, con los que decido ponerme en linea de salida después de escuchar el discurso conmemorativo del speaker de carrera.




La salida se alarga media hora por alerta 3 (alta) de incendio, durante la espera salgo a rodar un poco mas ya que notaba las piernas tensas. 

Cuando vuelvo me pongo definitivamente en linea de salida, con mi cinta esta vez en el brazo y la gopro en la frente, la cinta no puede faltar en mis aventuras, y la gopro me la tenía que poner para grabar y tener como recuerdo una de las mejores y grandes aventuras vividas.


A la señal del pistoletazo de salida, nos dirigimos a un ritmo bueno hacia los típicos caminos de canto rodado del río y con dos vadeos. Se podía observar las preciosas vistas del pueblo y del castillo de Chulilla.
En el kilómetro 4 me pregunta un hombre cuanto llevábamos hasta el momento, unos 25 minutos llevaríamos, no se si fue alegría o disgusto para ese buen hombre, aunque para mi fue alegría, aún me quedaba por disfrutar 13 kilómetros mas.
Ya iba solo, unos del C.A Silla echaron hacia delante y otros hacia atrás, no quería dejarme llevar por nadie, ni por tiempos ni ritmos, solo por sensaciones. Paso por el kilómetro 5 cuando veo que dan el avituallamiento líquido antes de lo esperado, Bebo un poco y me echo otro poco por encima, hacía bastante calor. Entrábamos al pueblo de nuevo, bajando por las empinadas y reviradas calles.


Los tres kilómetros siguientes eran subida, aunque de momento consigo regular el ritmo e intentando no parar a andar, aunque al final de la subida paro a andar muy poco. Durante esta subida veo que hay un atleta que va al mismo ritmo, por lo que nos acompañamos durante la cuesta mas prolongada de carrera.
Tras un tramo bastante corredero por el barranco, se abre la senda y aparece el segundo avituallamiento, esta vez había algo mas que agua, sin ver lo que era eché un trago al Támesis, una bebida funcional con trozos de aloe vera, muy buena, y ya estaba pensando en coger en línea de meta unos cuantos jaja.


Comienza poco más de kilómetro y medio de pista en ascenso hasta que coronamos y comienza la bajada. Por este camino se puede vislumbrar a los atletas al final de la larga senda, entre curvas y rectas rodeando la montaña a la par que se puede apreciar las impresionantes vistas al pantano de Loriguilla con el sol mostrando sus últimos rayos mas calurosos del atardecer.

En este camino noto como la cámara está sonando, quería decir que se acababa la batería, ¡Maldita sea! justo se me apaga cuando no quedaban ya tantos kilómetros por recorrer, y encima con la parte mas preciosa de la carrera.
A su vez noto como los tobillos, sobretodo el derecho, me molestan y tengo la sensación de que como me doble un poco el tobillo con alguna roca haya peligro con la articulación.


Poco después llego a la presa en la que podíamos beber algo del avituallamiento.
Paso por un camino en la que una chica de la organización me anima diciéndome a su vez que me quedan los 4 kilómetros mas bonitos de la carrera, salto la cadena que hay puesta en medio del camino y sigo con mas fuerza como si no costara por los caminos rodeado de árboles y con la montaña muy pegada a mi izquierda.
Contemplo la belleza de la zona que posee mi último paso por la carrera.
El camino cada vez se hace mas estrecho, en varias ocasiones tengo que agachar la cabeza mientras corro para no darme ni con rocas de la montaña que rodeo ni con ramas que salen de los extremos de los árboles.


A lo largo del camino llegamos a una zona esperada, en la que cortan a posta el camino para pasar bordeando el camino a través del río, mojándonos hasta un poco mas de la rodilla.
Poco después llegamos a las escaleras que suben al puente colgante; llevaríamos unos 16 kilómetros y medio, quedaba un kilómetro (ya que sale poco mas de 17 kilómetros y medio). “Venga no queda nada, estoy aguantando fuerte por cumplir mi sueño de correr este Trail” - pensaba a mis adentros.
En la escalera me encuentro una cola impresionante, pues solo podíamos pasar por el puente de dos en dos o de tres en tres. Me sirvió para descansar un poco, aunque ya llevaba tanta carrera hecha que de respiración iba muy bien, lo que ya tenía muy quemado son las piernas.


Al pasar por el puente me percato del paisaje desde ahí arriba, es fascinante ver desde 
arriba a tanta gente unida por la pasión de este deporte y por el amor a la montaña.
Una vez rebaso el puente toca la última subida de la carrera, una subida que después de todo el palizón de la carrera picaba mucho, ¡casi había que trepar!
Hago parte de ese tramo andando ya que mis piernas eran dos bloques ya, y una vez arriba pasamos a la carretera.


Yo me pensaba que el Trail iba a ser parecida a la nocturna, pero es muy diferente de hecho, aunque este tramo lo reconocía porque en la 15K Nocturna de Chulilla se comenzó la carrera por ahí, en bajada.

Solo me quedaba la bajada a la plaza de la Baronía cuando en la bajada me pasó algo que nunca me había pasado: los cuádriceps parecían que se me iban a despegar de las piernas, eran unas especies de rampas, cada zancada que daba por el asfalto notaba como si rebotaran los cuádriceps.
Aunque no pensaba ya en eso, pensaba en entrar por el pueblo, mi pueblo, y cumplir con este reto, acabar esta aventura y abrazar de nuevo la gloria que me aguardaba en esa plaza.
Comencé a escuchar la calurosa bienvenida que me daban al llegar a meta, estaba todo hecho, solo me quedaba entrar por el arco del triunfo como yo lo llamo y vivir y sentir esa sensación que viví al cerrar los ojos nada mas rebasar el arco de meta, rememorizar en 5 segundos mi gran aventura y degustar mi gran victoria.



Mi mayor satisfacción en esta prueba ha sido el simple hecho de correrla, pero para mayor inri quedar en una posición 332º de 953 y con un tiempo de 1h54'58” en los 17'5 kilómetros de carrera por las montañas de Chulilla.

Pero eso no es todo, algo que no me esperaba ni de lejos era subir al podium, algo que pude haber hecho y no hice por desgracia, yo soy de esos que siempre se quedan al final para ver los resultados aunque me haya ido mal la carrera, y justo en esta, justo me voy porque me encontraba con escalofríos y dolor de barrida, y a pesar de la insistencia de mi madre por que mirara el listado me fui, no pensaba que había quedado de los 3 primeros Júniors, cuando me entero al día siguiente por los del C.A Silla que había conseguido el 2º puesto. 

El trofeo por lo menos lo tengo, lo recogió por mi la chica que también había quedado 2ª en su categoría. Como he dicho al principio de esta entrada, si hay algo que me llenaría mucho mas de orgullo, serían conseguir el podium de esta carrera, mi carrera. Hoy en día, aún me reconcome el error que tuve al irme, está claro que el título como 2º Júnior-Promesa de la V Fuji Élite Race Chulilla 2015 lo tengo, y el trofeo también, pero yo lo que mas deseaba a parte de todo eso era verme en el podium de la plaza de la Baronía, viendo como la gente del pueblo me observaba, orgulloso de estar ahí arriba, de tener una foto de mi victoria en Chulilla, de sentirme en lo alto del podium pensando en la carrera que había hecho, en las sensaciones y emociones que había conseguido...

En fin... esto está hecho para que no vuelva a ocurrir, así que a la próxima por partida doble estaré en lo alto del podium con el mismo entusiasmo y con la misma o mas fuerza y voluntad.

Me llevo de esta carrera una gran experiencia y aventura vivida, un objetivo cumplido y el título como 2º Júnior-Promesa. Mi nuevo encuentro en este gran pueblo será el Trail Nocturno, esta vez celebrado en Noviembre.



Suma aventuras y...¡Vive al límite!

 Un triunfador es aquel que se levanta y busca las circunstancias que desea y si no las encuentra las fabrica




¡Corre no pares!






Resumen de mi paso por la V Fuji Élite Race Chulilla 2015:

Mi segundo Trail en Chulilla (Primero el nocturno de Diciembre). Una nueva y espectacular aventura en la que se juntan dos de mis pasiones: la montaña y el atletismo.

Una carrera en la que se te vienen mil cosas a la cabeza y todas buenas, al menos en mi caso.
Una carrera en la que durante 17'5 kilómetros se te vienen infinidad de sentimientos, rodeado de un ambiente espectacular y un paisaje precioso. No tengo palabras para describir tantas sensaciones y sentimientos la verdad. Emocionante y extraordinario.

A pesar de no haber recogido mi trofeo como 2° Júnior (un orgullo increíble haber quedado en esa posición en el pueblo donde más deseaba triunfar), cosa que me fastidió no solo por no haberme quedado a comprobar si estaba en el podium sino porque en este pueblo más que en cualquier otro me hubiera gustado estar ahí arriba, disfruté de un gran día de buenos kilómetros en la montaña de Chulilla. Así que a la próxima por partida doble estaré en lo alto del podium con el mismo entusiasmo.

Sumando aventuras!






No hay comentarios:

Publicar un comentario