sábado, 3 de diciembre de 2016

Puig Campana / 1.410m Altitud - RRR

Puig Campana, 1410 metros de altitud, 2º pico más alto de la provincia de Alicante

Puig Campana, 1.410m

Hoy era día de montaña, día de aire fresco, de aire puro, no contaminado, día de disfrutar de lo que más nos gusta, día de fortalecimiento y potencia de piernas que nos sirve para las ya cercanas competiciones de principio de temporada.

Madrugar para subir cumbres vale la pena, esta vez era una cumbre pendiente en mi libreta RRR, el 2º pico más alto de Alicante.
Camino a Finestrat parecía que nos iba a pillar un buen día, pero según llegábamos parecía nublarse un poco. 
Una vez en nuestro destino, nos calzamos con nuestra mochila de trail, nuestras medias compresoras y mis SpeedCross3 y nos pusimos a correr para "calentar" por el kilómetro vertical, un kilómetro vertical que una vez fuere sede del Campeonato del Mundo de esta modalidad.
Decidimos subir por la pedrera, bastante entretenida y también bastante "durilla" si la haces a buen ritmo, ya que cada dos pasos retrocedías dos.
Con mis compañeros de ruteo, Salva y Adrián, es difícil seguirles el ritmo, pero me considero una persona muy competitiva y muy dura de pelar, y tenía que aguantarles si o si.

Pedrera del Puig Campana
La subida fue durilla, a medida que subíamos, la niebla nos perseguía, cada vez que avanzábamos nos impedía ver lo que había 10 metros atrás. Poco a poco fueron tirando y me fui quedando un poco atrás, pero no importaba, estaba en plena conexión con la naturaleza.

Una vez la niebla estaba encima, comenzaba a refrescar, apareció la humedad y el sudor se convertía en líquido frío recorriendo por mi espalda. Paré un momento para recargar algo de fuerzas con una barrita, me puse los manguitos y seguí "caminando" por la pedrera.
El ruido de las piedras cayendo ya no sorprendía, era obvio arrastrar tanta piedra sin llegar a pensar que alguien se había caído. 

Tras alguna parada para coger aire, y otra para hacer alguna foto conmemorativa del paisaje y la zona, me disponía llegar ya a la parte final de la pedrera, ahí me esperaban Salva y Adrián. La superficie se convertía algo mas llana, donde se podía andar sin tener que agacharse e ir casi a cuatro patas jaja.

Una vez ahí arriba me encontré con un agradable grupo de montañeros, quienes bromearon con un plátano en mano, simulando que me hacían una entrevista, preguntando que tal la subida, que me ha parecido, y la agradable recompensa y beneficio que se obtiene al subir montañas; gente muy simpática, como cabría esperar encontrar en estos lugares.

Sólo quedaba pegar el último sprint y llegar a la cima, disfrutar de la gran satisfacción que se obtiene de haberlo conseguido y contemplar el precioso paisaje que nos brindaba aquel lugar.

Puig Campana
A pesar de pillar en la cumbre una niebla que nos impedía ver con claridad lo que nos rodeaba, pudimos gozar de otras vistas que también merecen la pena el esfuerzo de haber subido hasta ahí.








Después de descansar un rato, comer un par de piezas de fruta, y echar alguna que otra instantánea, tocaba bajar. Era momento de disfrutar como hacemos las "cabras" por la montaña. Bajamos por la pedrera también, aunque claro está, bajar corriendo una pedrera es más bien, bajar esquiando, te dejas deslizar libremente. 

Cabra coronando el Puig Campana

Fue una bajada muy divertida y muy "loca", y una vez provocada la primera caída fuerte tenía que relajar y bajar la velocidad, aún así, por una pedrera te caes, te levantas, te vuelves a caer y te vuelves a levantar tan rápido e inconscientemente que ya tienes que dar por hecho que te va a pasar y vas a tener que seguir sin mirar atrás.


Añadimos una más para la colección, una aventura mas para nuestra memoria, y nos vamos del Puig Campana con ganas de volver a subirlo, la próxima vez, subiremos para pasar la noche y ver el amanecer desde la cima.


Suma aventuras y...¡Vive al límite!


 Solo tienes una vida, haz que cuente

Coronando el Puig Campana


No hay comentarios:

Publicar un comentario